11.11.09

Es todo cuestión de días.

No me gustan los lunes, aunque antes tampoco me gustaba el pescado.
Quizá no es cuestión de que me gusten o me dejen de gustar, es sólo cuestión de día.
Por ejemplo el lunes es peor porque se decidió que la semana empezase ese día, porque viene después del domingo, que si lo pienso bien, tampoco es un día que me guste especialmente.
Con el pescado me pasa lo mismo. Puede que antes no lo hubiese disfrutado o que mis gustos hayan cambiado o que un lunes, por ejemplo siendo mal día para empezar la semana, pueda ser un buen día para comer pescado.
Es todo cuestión de días .
Si vengo, te veo, es lunes y me apetece pescado, (después de haber estado tantos años sin hacerle aprecio), ya no es un lunes tan feo, el pescado está más rico y tú pareces más guapo que ayer.
En realidad hay lunes que pienso que debería ser lunes más a menudo y que tendría que haber más peces en el mar.
Y menos gente en este bar y la música que suena un poco más alta, "sentado en el borde de la bahía", sí, a esa me recuerda...Pero ahora divago y mientras escribo no te miro así que es hora de levantar la vista y ver ese nuevo corte de pelo y esos ojos agua marina que me recuerdan que hace años no comía pescado y ahora disfruto cuando lo hago.

Los peces viven en un sitio del color de tus ojos.

1 comentario:

Montse dijo...

me gusta lo que cuentas, lo dicho, vamos hablando